Como primer post, creo que lo mejor será comenzar con principios de usabilidad básicos, por ejemplo, las 8 reglas de oro para el diseño de interfaces de Ben Shneiderman. Me he tomado la libertar de re-interpretar la traducción, si quieres corregirlas, por favor, comenta el post.

1)  Luchar por la coherencia – consistencia (Strive for consistency).

En  situaciones similares, debemos requerir las mismas acciones (o las mismas acciones deben conllevar los mismos resultados). Debemos intentar ser consistentes en  todo el interface, utilizar la misma terminología  para referirse a las mismas cosas,  utilizar el mismo formato gráfico, localizaciones de elementos… etc.

2) Permitir a los usuarios frecuentes utilizar atajos (Enable frequent users to use shortcuts).

Cuando un usuario utiliza un interface con frecuencia, suele agradecer el uso de elementos que le permitan reducir los pasos para realizar tareas comunes… abreviaciones, uso de teclado, macros, formularios pre-rellenados, etc.

3) Ofrecer feedback informativo (Offer informative feedback).

Las respuestas a los usuario deberán  informarle de lo que ocurre, tanto si el usuario toma una acción como si el sistema lo hace por su cuenta, deberemos mostrar mensajes que incidan en lo ocurrido.

4) Diseña los procesos para darles un fin (Design dialog to yield closure).

Aquellos procesos que conllevan varios pasos, deberán estar organizadas en grupos, con un principio, un desarrollo y un final. El feedback que demos al usuario, le informará del progreso que ha realizado, así le daremos la sensación de satisfacción (del deber cumplido), y la consecuente sensación de alivio (uf…. relajamos la memoria a corto plazo).

5)  Ofrecer una forma sencilla de solucionar errores (Offer simple error handling)

En la medida de lo posible, debemos diseñar los sistemas para que no se produzcan errores importantes, pero si un error ocurre, el sistema tiene que estar preparado para detectarlo y ofrecer una forma de manejarlo simple y comprensible.

6) Permitir la reversión de acciones (el control-z 🙂

Este punto es complicado en las aplicaciones web, pero debemos intentarlo. Permitir al usuario revertir lo que ha realizado, alivia la ansiedad, ya que el usuario sabe que si comete un error puede volver atrás. A la vez que le incita a probar nuevas opciones sin miedo a equivocarse.

7) Apoyo al control interno del sitio (Support internal locus of control)

Los usuario experimentados quieren tener el control, y consideran que las aplicaciones deben actuar en respuesta a sus acciones. Diseñar los sistemas disparando los eventos con acciones de los usuarios, en vez de diseñarlos como respuestas a usuarios: “Haz click para terminar y enviar” da el control, frente a “Has terminado, se ha enviado automáticamente”.

8) Reducir la carga de memoria a corto plazo (Reduce short-term memory load)

Los humanos no procesamos bien la información que tenemos en la memoria a corto plazo, eso produce que debamos reducir su carga, no obligar al usuario a recordar una gran cantidad de elementos, descargando cada proceso que el usuario hace, reduciendo sus pasos y dando un final donde podamos descargar lo que “tenemos en la cabeza”.

Bueno hasta aquí el primer post 🙂

Gracias!

Deja un comentario

Necesario